Hace ya tres meses que Antonio, presidente de MS, y Jose, farmacéutico y miembro de la junta directiva, emprendieron un viaje a tierras bosnias con el objetivo de poder comprobar sobre el terreno cuáles son las necesidades actuales de los pacientes que atienden entidades como Debra o Merhamet.

Con la firme propuesta de conocer al máximo la realidad que viven allí las personas que reciben de nuestra ayuda y detectar posibles nuevas vías de colaboración con las entidades, nuestros dos compañeros hicieron las maletas y se embarcaron en una experiencia, tal como nos cuenta Jose en primera persona, inolvidable.

Cuaderno de bitácora

Aprovecho ahora que tengo algo de tiempo para sentarme con calma y tratar de resumir un poco mis impresiones y los aspectos más destacados del viaje a Bosnia del pasado mes de enero. Tras largos meses a la búsqueda de laboratorios que estuvieran dispuestos a colaborar con donaciones para este proyecto, se consiguió enviar un total de 29 paquetes con un total de 69 kg que contenían pomadas antibióticas, apósitos impregnados, aceites, adhesivos, vendajes tubulares, guantes y catéteres. 4 días después de la llegada del envío a su destino, y con el objetivo de poder ver sobre el terreno cuáles son las necesidades actuales, nos desplazamos con Antonio a Bosnia y Herzegovina.

DÍA 1: Reunión con DEBRA-Bosnia en Sarajevo

Después de un viaje en avión con escala en Munich, llegamos a Sarajevo. Las previsiones no se equivocaban. Estaba todo nevado, aunque las temperaturas no resultaron ser tan frías como las que me había imaginado. Nada más llegar, la familia Lupic nos vino a buscar al aeropuerto y nos dio una cálida bienvenida. La pequeña de la familia, Ajla, de diez años, había venido dos veces a Barcelona (en 2009 y 2012) en uno de los proyectos de asistencia sanitaria de MS para ser tratada de un tumor en el nervio óptico. A pesar de haber perdido la visión en un ojo, ahora se encuentra perfectamente recuperada. Tanto su hermana mayor (Amila, de 12 años), como su madre Nedzmina como su padre nos acompañaron a todas las gestiones que teníamos que hacer, nos acogieron amablemente en su casa para ofrecernos té y nos mostraron su cariño y afecto.

Dra. Nevzeta

Aquella misma tarde, nos dirigimos a la sede de DEBRA, donde nos esperaba la Dra. Nevzeta (médico responsable de la asociación), Arnela y Sanela (secretarias), así como algunos enfermos y familiares. Al ver al primer paciente me encontré con una imagen impactante y sobrecogedora. Sabía en qué consistía la enfermedad porque había visto alguna fotografía, pero nunca lo había visto en primera persona. A escasos dos metros, estaban haciendo una cura a una chica de unos 8 años que padece esta terrible enfermedad. Es difícil de explicar con palabras la impresión que me ocasionó el ver la magnitud de las heridas que tenía en los brazos. Éstos eran extremadamente delgados y sus ojos estaban cargados de inocencia. Mientras me preguntaba cómo reaccionar sin que supiera qué hacer, trataba con esfuerzo de armarme de valor para mantener mi rostro con la mayor naturalidad posible.

Superados los primeros cinco minutos, pero aún con un nudo en el estómago, iniciamos la entrevista con la Dra. Nevzeta, Arnela, Sanela y algunos de los familiares y enfermos. A pesar de que la comunicación era más lenta debido a la necesidad de un intérprete que traducía del español al serbocroata y viceversa, la reunión fue muy útil para saber que el envío había llegado en perfectas condiciones y para conocer mejor las necesidades. Toda esta información, nos será de gran utilidad para futuros envíos y, según espero, facilitará y agilizará el proceso.

DÍA 2: Reunión con Merhamet en Doboj

Merhamet

La segunda reunión de nuestro viaje tuvo lugar en la pequeña ciudad de Doboj, situada a unos 150 quilómetros al norte de Sarajevo. Ahí se encuentra la sede de Merhamet, una ONG local bastante reconocida en Bosnia. A pesar de que el médico responsable (el Dr. Esad) no pudo asistir, recibimos una agradable acogida por parte de Faketa, Slava y Amra. Merhamet es una asociación que tiene como objetivo facilitar un seguimiento médico y tratamiento a aquellas personas que no disponen de recursos. Actualmente, siguen a un total de 300 pacientes a los que atienden en el ambulatorio que tienen en Doboj, el cual tuvimos la oportunidad de visitar. También disponen de un despacho, una farmacia y un salón en el que organizan eventos, en el que nos acogieron y donde disfrutamos de una agradable merienda. Gracias a esta reunión, acordamos retomar el proyecto que teníamos paralizado debido a restricciones impuestas por gobierno bosnio tras las inundaciones del mes de mayo de 2014. Ellos se comprometieron a buscar una solución que les permita recibir medicamentos y nosotros a trabajar en su proyecto y tratar de conseguir cubrir sus necesidades actuales.

DÍA 3: Reunión con Sunce en Maglaj

Sunce

A diferencia de los dos encuentros previos, Sunce es una organización nueva y con la que nunca hemos trabajado anteriormente. Nuestro encuentro tuvo lugar en la ciudad de Maglaj, una de las zonas más afectadas por las inundaciones del año pasado. El objetivo de esta asociación es dar cuidados apropiados a las personas con pocos recursos económicos y problemas de salud. A diferencia de las otras organizaciones, es nueva, los responsables están aún yendo casa por casa viendo cuáles son las necesidad de las personas más afectadas, y aún necesitan recolectar más información antes de podernos decir con mayor exactitud de qué manera les podemos ayudar.

Se trata, pues, de un proyecto aún naciente y con el que queda bastante trabajo por hacer. Tras este primer encuentro, nuestra decisión fue la de intentar ayudarles y empezar de esta manera un nuevo proyecto con ellos, pero dejando claro que debían trabajar previamente ellos para conocer mejor cuáles son las necesidades que tienen.

DÍA 4: Reunión con Zivot Za Dijete (SSPE)

Amir, Alma y Admira

Cuando ya parecía que habíamos acabado con las reuniones, Mirela nos comentó que había un hombre llamado Amir que nos quería ver para explicarnos un proyecto nuevo en el que estaba trabajando. Esta misma noche fuimos a un restaurante a cenar con él. Poco nos imaginábamos que en cuestión de un una hora ya habríamos iniciado un nuevo proyecto. Realmente, la implicación de Amir y la real necesidad de ayuda nos hicieron aceptar sin dudarlo. Esta organización surge por la iniciativa de unos padres que tienen hijos con una enfermedad rara derivada de una complicación del virus del sarampión la cual da lugar a una patología llamada panencefalitis esclerosante subaguda, conocida como SSPE por las siglas de la enfermedad en inglés.

Actualmente, las familias de 7 chicos y chicas con SSPE forman parte de la asociación. La difícil situación económica de estas familias, junto con la gran cantidad de medicamentos que necesitan para tratar la enfermedad son dos factores que hacen que necesiten ayuda de terceros. Al día siguiente, tuvimos la oportunidad de ir a la casa de Amir y conocer a su hija, afectada de esta enfermedad. Desgraciadamente, estos chicos, que habían tenido una vida completamente normal hasta  los 12-13 años, empezaron a sufrir un deterioro lento pero progresivo que les ha llevado a acabar en sillas de ruedas, a sufrir ataques epilépticos, una gran rigidez muscular y un deterioro cognitivo que hace que la comunicación con ellos sea prácticamente imposible. A pesar de ello, es increíble ver la capacidad de los padres para tirar adelante, no hundirse y buscar todos los medios para tener lo mejor para sus hijos. Precisamente por esta razón, ya estamos trabajando con muchas ganas en este nuevo proyecto y esperamos que podamos realizar un envío que permita cubrir parte de sus necesidades.

Conclusión

Família Lupic

En este breve pero intenso viaje a Bosnia tuvimos la ocasión de visitar 4 proyectos diferentes y hablar con los representantes, familiares y algunos enfermos. Se trató de una gran experiencia que nos ha permitido conocer más a fondo los proyectos y que permitirá que, en un futuro, podamos poner en marcha con más eficacia el proceso de obtención de medicamentos y material sanitario. Finalmente, me gustaría agradecer la inestimable ayuda de Mirela Delic, quien, desde Bosnia, coordina y nos asesora con gran eficiencia todos los aspectos relacionados con estos proyectos. También quisiera mencionar la calurosa acogida proporcionada por la familia Lupic, los cuales hicieron que nos sintiéramos en todo momento como en nuestra casa.

Jose Rodríguez

Farmacéutico y miembro de la Junta Directiva de Medicaments Solidaris.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *