En esta ocasión nos hace especial ilusión presentaros a MIRELA DELIC, nuestra coordinadora de proyectos en Bosnia i Herzegovina, que colabora con nosotros desde los inicios de nuestra entidad.

Aunque ella se describe como una mera traductora, para MS significa mucho más que eso, ya que es el nexo directo entre MS y las personas a quién prestamos ayuda, quien nos traslada sus necesidades e  inquietudes y quién debe informarles acerca de los logros pero también decepciones. Así que, para nosotros, ella es nuestra voz en el país de origen, la extensión de nuestra entidad a través de los más de 1900km que nos separan físicamente.

Mirela nació el 6 de agosto de 1983 y cursó la educación primaria y secundaria en Maglaj para después terminar sus estudios en la Universidad de Sarajevo, en la Facultad de Derecho. Se casó en Maglaj, donde trabaja y vive con su familia. Tiene un hijo, un niño de 2 años y medio de edad, Hamza, el cual lo es todo para ella, como  nos describe dulcemente «el sol cuando está nublado, el calor cuando hace frío, la felicidad cuando me siento triste. Y más que nunca, ahora él es mi mayor razón para ayudar a los demás tanto como me sea posible». Nos comenta que antes se centraba en los deportes, las organizaciones no gubernamentales y otras actividades, pero ahora lo dedica principalmente a trabajar y a ser mamá: «¡dando lo mejor de mí para desempeñar este papel!».

 

¿Como conociste a MS y qué cambió en tu vida?

Me encontré con MS de repente. Anteriormente yo estaba en contacto con A. J. La Rotllana en Badalona, con quién tenía una fuerte conexión e iniciamos muchos proyectos e intercambios internacionales, los cuales se llevaban a cabo tanto en Badalona/Catalunya, como aquí en Maglaj/BiH. Ésta, por cierto, es la organización que nos ayudó a mí  y a muchos de mis compañeros bosnios en los momentos que necesitábamos ayuda y nos proporcionaron apoyo en todos los aspectos. La Rotllana fue y sigue  siendo como nuestra segunda familia. Incluso cuando mi familia no pudo permitirse el dinero para pagar mi universidad, ellos me ofrecieron una beca gracias a la que ahora tengo un  título universitario. Al mismo tiempo, Medicaments Solidaris estaba en contacto con La Rotllana, y hubo un momento en que los dos se percataron que conocían a una chica llamada Mirela Šehić, pero sin estar seguros de si se trataba de la misma persona. Con ello en la cabeza, finalmente, Antonio Cañas (Presidente de MS) vino a Maglaj, donde nos encontramos e inmediatamente conectamos, sin mediar palabra, y así es como empezamos nuestro trabajo en común con un solo objetivo: ayudar a los demás.

 

Mirela, sabemos que tu eres la voz y las manos de MS en Bosnia y Herzegovina. ¿Pero cuál es tu labor allí exactamente, con quién tienes que trabajar y qué tareas realizas?

Entiendo mi papel como un observador. Entiendo que a un lado hay un grupo de personas (MS) que están dispuestas a ayudar, o al menos a intentar ayudar, a los demás, puesto que los proyectos dependen siempre de las donaciones de terceros colaboradores. Mientras que del otro lado hay personas que necesitan urgentemente esta ayuda y no pueden obtenerla por ninguna otra vía. Así que, básicamente, intento ver y oír cómo, a quién y dónde es necesaria esta ayuda. 

Después de recabar toda la información sobre el caso concreto, lo envío a MS y, si existe la mínima posibilidad de ayudar, empezamos el proyecto para conseguir hacer llegar el material y los medicamentos a los que más lo necesitan. Después de conectar ambas organizaciones, MS y la ONG que trabaja en BiH sobre el terreno, mi siguiente tarea es mantener la comunicación en marcha y actuar como traductora o intérprete, gestionando el contacto durante el proceso. Mi papel es muy pequeño e invisible, pero es todo lo que las circunstancias me permiten hacer.

 

¿Con qué dificultades te encuentras y qué satisfacciones te proporciona?

La única dificultad a la que me enfrento son las reglas y leyes de los gobiernos. A veces lo que puede parecer lógico y fácil en un país, en el mío es completamente diferente y hay muchos órganos involucrados los procedimientos de donación. Algo que enlentece el proceso y que a veces nos roba un tiempo muy valioso, pero lo manejamos lo mejor que podemos. 

Por el otro lado, la verdadera satisfacción se produce cuando una persona que realmente necesita ayuda la consigue finalmente. No hay palabras suficientes para describir estas emociones y sentimientos y que podáis haceros una idea de cómo toda ayuda (por pequeña que sea) permite a muchas personas a tener una mejor calidad de vida. Una calidad que todo ser humano debería tener.

 

¿Nos puedes contar alguna anécdota especial que hayas vivido durante tu colaboración con MS?

Mi mayor anécdota fue que tenía el mismo nombre y apellidos que la chica apadrinada por Antonio (Mirela Šehić). Esa fue la razón por la que decidió reunirse conmigo, y así es como empezó todo. Si no hubiera existido esta pequeña conexión y el destino, me cuesta creer que hubiéramos tenido la oportunidad de reunirnos y estoy casi al 100% segura que nunca hubiera formado parte de MS. Esa es, sin duda, una de las anécdotas de mi vida. 

 

¿Son muchos esfuerzos y tiempo dedicado, qué te anima a seguir adelante?

Antes, cuando no estaba casada ni tenía a mi pequeño Hamza, todo era mucho más fácil, ya que gozaba de  gran cantidad de tiempo libre para destinarlo a diferentes actividades. 

Ahora, debo admitir, que con un trabajo de 8 horas diarias y las obligaciones personales que implica tener una familia, encontrar algo de tiempo libre para traducciones y proyectos es un poco más difícil. Pero estos proyectos son parte de mí, así que de alguna manera las cosas van saliendo y acabo sacando tiempo para todo, a veces apurando un poco el tiempo con las traducciones, pero siempre haciéndolo lo mejor que puedo y gestionando las cosas a tiempo para las fechas solicitadas. ¿Qué me anima? ¡Mi hijo y todas las demás personas que necesitan la ayuda, ellos son mi razón para todas las cosas buenas en la vida!

 

¿Colaboras con alguna otra asociación o entidades con proyectos solidarios?

En este momento sólo me dedico a proyectos de MS y honestamente, aunque me encantaría, no tendría tiempo para implicarme en otras organizaciones. Pero, conociéndome, estoy segura que en un futuro, cuando tenga más tiempo, ampliaré mi compromiso en otros proyectos y organizaciones.

 

Por tu situación y experiencia, ya que has vivido en primera persona las adversidades y horrores que implica una guerra y por consecuencia las secuelas y resultados de un país devastado y una población fracturada, en términos generales ¿consideras que la sociedad es verdaderamente sensible respecto a personas desfavorecidas por estas u otras causas aunque no se trate de catástrofes naturales o conflictos, o por lo contrario que nos queda mucho por aprender y podríamos hacer mucho más para ayudar (y si este es el caso, crees que se debe a una falta de conocimiento o una falta de sensibilidad y empatía por parte de las sociedades con un mejor desarrollo económico?)

Por desgracia, tuve la mala suerte de saber y sentir lo que es la guerra. Es una experiencia terrible, llena de miedo, oscuridad y sentimientos dolorosos. Esa es la forma más fácil de explicar lo que es la guerra, pero en realidad es mucho peor. 

En mi caso, se llevó mi infancia y me obligó a crecer más rápido de lo que lo hacían los niños de mi misma edad en otros países. Sin embargo, a pesar de que fue una experiencia dura y muy difícil, me ayudó a entender las prioridades de la vida y a apreciar mucho más las pequeñas cosas en general. Durante  la guerra, contar con ayuda de diferentes partes (soldados de la ONU, ayuda médica, convoyes trayendo comida, dulces y juguetes de todo el mundo) empezó a hacerme entender la importancia que la ayuda de alguien puede llegar a significar para otra persona cuando está realmente necesitada.

Pero, en general, hay falta de empatía y sensibilidad por todas partes, no porque la gente no está dispuesta a ayudar, sino porque son incapaces de hacerlo debido a la situación económica general en la que se encuentra,  también necesitados de ayuda. La mayoría de gente se preocupa por ellos mismos y eso les impide ver y observar a los demás. Y aunque lo hagan,  tampoco tienen posibilidad de ayudar. 

En mi opinión, la sensibilidad y la empatía es algo con lo que se nace, no es algo que se pueda aprender. A fin de cuentas, hay una cita que dice «Un hombre que quiere hacer algo encontrará la manera; un hombre que no, ¡encontrará una excusa!» Es tan simple como eso.

 

¿Qué papel consideras que juegan los gobiernos en materia de solidaridad y ayuda humanitaria? Es suficiente o por el contrario crees que deberían implicarse más?

En mi opinión, los gobiernos no están jugando un papel tan importante, la mayoría ponen las reglas, delimitan las actuaciones y solicitan unos procedimientos demasiado burocráticos. 

Los factores clave son las organizaciones no gubernamentales (locales e internacionales) que están listas para actuar y solucionar, y no sólo para hablar de los problemas. Cuando se están llevando a cabo cosas buenas y positivas la palabra «suficiente» no existe, siempre se podría hacer mucho más, por eso creo que el Gobierno debería estar mucho más implicado en facilitar el acceso a la ayuda humanitaria y otros proyectos a todos aquellos que más lo necesitan. Los procedimientos deberían ser más simples y el tiempo de espera para los distintos documentos más cortos.

 

Y en el caso particular de Bosnia, crees que aún hay mucho trabajo por hacer en materia de ayuda humanitaria? Cuál es la postura del gobierno respecto a esta situación?

En todos los países que recientemente han tenido los mismos o similares problemas que nosotros tuvimos en Bosnia y Herzegovina necesitan la ayuda y el apoyo de los demás, no podemos quedarnos solos y hacer las cosas por nosotros mismos. Hay y habrá mucho trabajo por hacer. En mi opinión, ahora cabe esperar cuales son las repercusiones de la guerra y seguro que las personas necesitarán ayuda y apoyo de terceros más que antes. El Gobierno no puede ni será capaz de hacer mucho, o al menos yo no soy optimista con ello. Tal vez pueden implicarse en pequeñas cosas, pero no pueden proporcionar toda la ayuda y el apoyo necesario.

 

¿Cómo imaginas el futuro de tu país en esta materia y como te gustaría que fuese?

La situación probablemente seguirá siendo la misma que antes. En Bosnia y Herzegovina después de la guerra siguen existiendo los Acuerdos de Dayton y el país (no las personas) está dividido con algunas fronteras invisibles, así que, todos los segmentos del país están divididos también. No creo que las cosas vayan a cambiar mucho con el tiempo, todos estos procesos políticos tratando de formar parte de la UE, son demasiado lentos comparado con las necesidades de aquellos que necesitan la ayuda. Sin embargo, yo creo que hay y habrá siempre una gran cantidad de gente buena y organizaciones que van a jugar el papel principal ayudando a la gente de mi pueblo en diferentes aspectos.

 

¿Te gustaría dedicar unas palabras a MS?

En general, soy consciente de todas las dificultades a las que MS se enfrenta desde el momento en que les informamos sobre el posible proyecto, cuando les enviamos la solicitud con la lista de necesidades y cuando estamos a la espera de una respuesta.

Es un largo, difícil y estresante periodo de trabajo constante, pero no importa lo que pase, ¡nunca os rindáis! Alzaros y luchad por la sonrisa de un niño, por una mirada de esperanza en una persona mayor, por una vida digna para aquellos que realmente necesitan la ayuda y el apoyo. No sólo para los actuales proyectos de Bosnia, sino para todos los demás proyectos que MS tiene en todo el mundo. Hicimos, podemos y tenemos que hacer muchos más proyectos en el futuro para aquellos que están esperando nuestra ayuda y apoyo, porque eso es lo único que les queda. 

Por último, mis queridos amigos de MS, me gustaría darles las gracias personalmente por ayudar a la gente de mi país y por ayudar a los seres humanos en general. Tal vez pensáis que estáis ayudando solo a un grupo de personas, pero indudablemente vuestro impacto es mucho mayor. HVALA PUNO ZA SVE! ¡Estoy muy orgullosa de ser parte de vuestra organización!

 

*Entrevista traducida al castellano de la versión inglesa de respuesta de Mirela Delic.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *